Cuándo saber si tu hijo necesita un profesor particular
18004
post-template-default,single,single-post,postid-18004,single-format-standard,bridge-core-2.4,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-22.5,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-24503

Cuándo saber si tu hijo necesita un profesor particular

profesor particular

Cuándo saber si tu hijo necesita un profesor particular

Se inicia el curso escolar y los niños empiezan con mucha ilusión las clases porque van a ver a sus amigos y/o porque estrenan mochila y libros. Los padres tenemos la confianza y la seguridad de que todo se va desarrollar sin problema, como los años anteriores. Sin embargo, puede haber ciertas circunstancias que hagan que las alarmas salten después del primer trimestre.

Tu hijo hace puntualmente los deberes que le asigna el profesor o tutor, entrega los trabajos a tiempo y estudia por las tardes para sus exámenes, pero los resultados no son del todo buenos. Además, como padre, empiezas a notar que no termina de asimilar ni entender conceptos básicos de las principales asignaturas. Es entonces cuando barajas la posibilidad de buscar ayuda externa, cuando te das cuenta de que quizás necesites un profesor particular.

¿Dónde mirar? ¿Cómo escoger a un profesor particular cualificado? ¿Cómo saber si es el adecuado? Hablamos con Irene Carreira, Product Leader de SofíaSquare, una aplicación que conecta a profesores con alumnos de forma segura y profesional, para que ponga un poco de luz a todas estas cuestiones.

El papel del profesor particular

Siempre que pensamos en un profesor particular se nos viene a la cabeza la idea de una persona o un ‘mago’ que ayude a nuestro hijo a aprobar esas materias que se le han podido atragantar, pero es algo más: es esa persona que puede estimular y reforzar otras habilidades o aptitudes del niño, como un idioma o una disciplina artística, permitiendo que el pequeño disfrute de ellas más allá de las obligaciones escolares.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que muchas veces los niños no tienen ninguna dificultad específica con la asignatura, sino más bien con la forma en la que el responsable de la misma en el colegio se la transmite, que puede no ser la más afín a su personalidad o capacidad cognitiva. “Las clases particulares permiten adaptar los contenidos y metodología a cada alumno, lo que representa una gran ventaja respecto de la educación estandarizada que se imparte en los centros escolares. Los niños y niñas, igual que los adultos, son diferentes unos de otros: tienen intereses, habilidades y personalidades diferentes, por lo que su educación, idealmente, debería ser distinta para cada uno de ellos”, explica Irene Carreira.

¿Existe el profesor particular perfecto?

profesor particular

Independiente de cuál sea tu objetivo a la hora de contratar un profesor particular, quieres que la persona que vaya estar con tu hijo uno, dos o tres días por semana sea el mejor en su campo. Desde SofíaSquare nos dan una serie de pautas para triunfar en esta misión (im)posible:

+ Lo primero es encontrar al profesor que se adapte a tus necesidades. En SofíaSquare, por ejemplo, puedes filtrar a los profesores por zonas geográficas, horario disponible, idiomas que hablan o titulaciones que poseen, entre otros muchos criterios. Esta primera búsqueda aumentará mucho las posibilidades de encontrar a la persona que desees.  

+ Otro segundo elemento muy importante son las valoraciones que otros alumnos y padres han hecho del profesor. Leer las opiniones de otros usuarios te ayudará a hacerte una idea más real.

+ En tercer lugar, siempre es importante hablar con el profesor, contarle lo que necesitas y exponerle todo tipo de dudas o preocupaciones que tengas.

+ Por último, en cuanto al tema del precio óptimo de cada clase particular o de refuerzo dependerá de varios factores. La ciudad en la que se encuentre, los desplazamientos que tenga que realizar y el tiempo que le roben, la formación y referencias de la persona, y la material y el nivel que posea. Una franja normal, teniendo en cuenta estas cuestiones, estaría entre 15 y 35 euros la hora.

Un niño feliz y alegre en el colegio tendrá, sin duda, muchas más posibilidades de ser un adulto seguro de sí mismo y feliz durante su formación y desarrollo profesional futuro. Como padres, pongamos todo lo que esté en nuestras manos para que así sea.

 

 

 2,766 total views,  2 views today

No hay comentarios

Dejar un comentario