Alimentación en verano: Cómo cuidarla para que sea sana y equilibrada
23002
post-template-default,single,single-post,postid-23002,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Alimentación en verano: Cómo cuidarla para que sea sana y equilibrada

Alimentación en verano

Alimentación en verano: Cómo cuidarla para que sea sana y equilibrada

Es en verano que los caprichos están permitidos pero no por ello debemos cometer el error de saltarnos por alto todas las normas que intentamos seguir al pie de la letra para cuidar la salud de los niños y la nuestra también. ¿Cómo debe ser la alimentación en verano? Los consejos que aquí te dejamos te sacarán de dudas.

Alimentación en verano: Consejos para cuidarla y divertirse

Ratos de ocio, planes con los amigos, baños en la playa y la piscina y un montón más de cosas divertidas para grandes y pequeños. Es entonces que estamos en la playa o la piscina que nos tomamos un helado, un batido de chocolate, una bebida azucarada bien fresquita… ¡Claro que sí! En verano se pueden romper las normas pero, ojo, no cometas excesos de más o tu salud se verá perjudicada. Los tips que a continuación compartimos contigo te serán de gran ayuda.

Normas básicas para el verano

Y para cualquier otra estación del año. Bebe abundante agua; come sano, variado, equilibrado y también rico; haz unas cinco comidas al día no muy copiosas e incluye en al menos tres de ellas frutas y verduras de temporada; que las carnes sean magras como el pollo y el pavo y que los pescados sean blancos como la merluza o la pescadilla. Y no te olvides de los lácteos, los expertos aconsejan tomar tres al día repartidos entre leche, queso y yogur. ¿Por qué este repaso por las normas que ya te sabes? Pues porque si comes de todo no tendrás tiempo para comer mucho de una cosa.

Mantén los dulces a raya

Un helado de vez en cuando, ya está, ya sabes lo necesario y más importante para cuidar la alimentación en verano de los peques y la tuya también. Puedes tomar más de un helado a la semana pero no debes hacerlo a diario. Ojo, es una norma que solo se puede saltar en vacaciones, durante el resto del año las ‘chuches’ (dulces, bollos industriales, salados, bebidas azucaradas…) deben quedar relegadas a una vez a la semana.

Alimentación en verano

Y si vas a cenar fuera de casa…

Las cenas y las comidas fuera de casa también son muy habituales en la época estival. ¿Qué podemos hacer para que nuestra alimentación no se vea perjudicada? Intenta pedir en el restaurante o en el bar cosas que veas que son sanas y que no contienen muchas grasas saturadas. Comer todos los días fritos o hacer el aperitivo en el chiringuito a pie de playa no es saludable, ¿verdad?

Que sea sano no quiere decir que sea aburrido

Es hora de echar mano de toda nuestra imaginación y preparar un rico helado de frutas casero para la merienda. Un batido de melón para el postre. Un bocadillo fresquito de queso y rodajas de tomate. Una pizza de calabacín y queso. Gazpacho o salmorejo como primer plato de la cena. Un picoteo de frutas de temporada cortadas de forma original y todas las ideas más que se te ocurran. ¡Tus hijos no podrán decirte que no!

Explica a tu niños por qué es importante comer bien

¿A ti también te pasa que si le das a tu hijo helado un día al siguiente también te lo pide? Educar a los niños desde que son bien pequeños es necesario para que comprendan las cosas y para que de mayores puedan llevar un estilo de vida saludable. Así que, cuando le digas a tu hijo que no puede tomar helado dos días seguidos, cuéntale que es porque el helado tiene una gran cantidad de azúcar que su organismo no necesita para nada.

Tener una alimentación sana y equilibrada también en verano es posible, ¡ahora ya sabes cómo conseguirlo!

429 total views, 3 views today

No hay comentarios

Dejar un comentario